Instituto de Formación Continua (IL3-UB)


Análisis de una práctica de mediación pedagógica
Márquez Verdugo, Francisco

Centro Andaluz de Arte Contemporáneo (CAAC) en Sevilla, by Caleteron

JUSTIFICACIÓN DEL TEMA

El análisis que presento recupera la última experiencia personal en una propuesta educativa dentro de un contexto de arte actual: el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo (CAAC). Este tipo de actividades son la constatación del empuje que estos contextos ejercen sobre las limitaciones conceptuales que acucia su labor diaria y de su aspiración a incidir de forma notoria en cuestiones sociales y políticas de su entorno más cercano. Es por ello, que a pesar de que el contenido del workshop elegido queda a priori enmarcado en la práctica arquitectónica, es imprescindible remarcar que la metodología adoptada por el equipo de arquitectos que coordinó cada taller reconocía, en esta línea de actuación, la pertinencia de una apertura disciplinar que integrara elementos y discursos asociados a otras áreas diferentes de la arquitectónica. Se trata, por lo tanto, de un workshop ideado para repensar la arquitectura desde la óptica de otras disciplinas para conseguir un remodelado de la noción tradicional de arquitecto y de su praxis.

OBJETO DE ESTUDIO

Durante el mes de octubre de 2014, el CAAC en colaboración con MEDIOMUNDO Arquitectos desarrolla el Workshop Arquitectura Dispuesta: Preposiciones cotidianas. Además, la organización contó con la participación de instituciones educativas y culturales de calado, como el Goethe Institut o la Universidad Internacional de Andalucía. Este complejo entramado de agentes dio como resultado una experiencia que diverge en formas del enfoque del giro educativo (ROGOFF, I: 2008) y sin embargo, no acucia las particularidades de una práctica pedagógica típicamente institucional. A caballo entre estos enfoques, Arquitectura Dispuesta apostaba por la creación de un contexto educativo basado en la horizontalidad y el aprendizaje colaborativo, todo ello en torno a la necesidad de un innovador enfoque de la práctica arquitectónica donde confluyan aportaciones de diversos campos, entre ellos, del arte.

Este workshop quedaba vertebrado alrededor de tres talleres con finalidades diferentes. Desocupados: espacios vacios en la profesión, que pivotaba sobre la idea de un think tank que abordaría la misión de repensar la profesión del arquitecto en nuestros días. Desocupados: espacios productivos vacíos, centrado en la elaboración de propuestas productivas en el marco del CAAC. Y por último, Desocupados: vivienda vacía y hábitat, con el objetivo de encontrar nuevas formas de revitalización de espacios en pre-ruinas, más allá de la tendencia urbanizadora predominante hasta el estallido de la burbuja inmobiliaria en 2008. La oferta se completó con la inclusión de actividades destinadas a público joven, la realización de conferencias a cargo de representantes de los colectivos RAUMLABOR y Exyzt, y la exposición de proyectos y procesos de equipos andaluces, como el que encabeza Santiago Cirugeda.

ANÁLISIS DE LA PROPUESTA DE MEDIACIÓN PEDAGÓGICA

Si bien la experiencia se dio en un marco de colaboración con instituciones educativas formales, la elección de un entorno artístico mostraba la intencionalidad original de superar el encorsetamiento pedagógico en estos contextos, y de este modo, se favoreció un entorno de independencia tanto para el desarrollo de los talleres como para la utilización de los espacios del centro de arte. El CAAC asumía, por tanto, la tarea de posibilitar una práctica de mediación pedagógica disruptiva, donde el alumnado inscrito se convertía en centro del proceso de formación y en responsable último de sus producciones. A este respecto, cabe mencionarse que el estudiantado inscrito en este workshop procedía mayoritariamente de la Escuela Superior de Arquitectura de Sevilla, pese a la inclusión de algunos miembros adscritos a otras disciplinas (artistas, diseñadores gráficos, estudiantes de económicas o de arte). En cualquier caso, esta presencia mayoritaria de estudiantes de arquitectura se tradujo en la imposición tácita de una relación de poder que con frecuencia relegaba a un segundo plano la tan valiosa aportación de otras ópticas.

Tanto fue así que las producciones finales de cada grupo de trabajo del taller consagrado al hábitat, por ejemplo, partían de una misma evaluación de la situación y sus conclusiones, a modo de propuestas de intervenciones concretas en un espacio determinado, mostraban rasgos muy similares. Pese a que la metodología empleada priorizaba la horizontalidad frente a una formación basada en la mera transmisión de información, el intercambio de conocimientos previos compartido se originaba desde el ámbito arquitectónico por lo que aquello que a priori intentaba favorecer la colisión de conocimientos diversos acabó reproduciendo las estrategias inherentes a la práctica del arquitecto.

El estado previo de independencia pedagógica, auspiciado por la institución huésped, manifestaba, en cambio, una tendencia reproductiva de capitales culturales al más puro estilo de la crítica bourdieusiana al entorno educativo reglado. Aunque la concepción de esta experiencia de mediación partía de premisas que la sitúan en la experimentación natural del giro educativo, es esencial reconocer que el alcance del workshop quedaba limitado al desarrollo de una actitud crítica de la praxis arquitectónica. Es esencial comprender que esta limitación es, de entrada, un logro: el estudiantado participante, originario de un contexto altamente competitivo, se benefició de la confrontación entre sus propias ideas previas y las de aquellos componentes de cada grupo de trabajo y de otros grupos, en un clima de colaboración. Sin embargo, la acción transformadora, de incidencia real en el área que sirvió de modelo para la realización de las producciones que más tarde quedaron expuestas en el espacio Secadero del CAAC, resultaron adscritas al terreno de la proyección, muy en la línea arquitectónica, pero de escasa repercusión en el área infrautilizado modelo. En cualquier caso, la institución planteaba una propuesta de mediación en la medida en que los trabajos sirvieron de complemento a la exposición principal Proyectos y procesos de equipos andaluces (16 octubre-2noviembre) por lo que alcanzó una meta prioritaria de este tipo de experiencias: la actualización del espacio museístico gracias a la mediación educativa basada en la horizontalidad y la puesta en marcha de concepciones del giro educativo.


Diseño: Pedro Hugo / Programación: Nicolas Malevé / Gestor de contenidos: Spip / Administración