Instituto de Formación Continua (IL3-UB)


"Arte público" y "Espacio público"
Mirelman, Alelí
Arte público, como espacio para la microesistencia

Arte Público, como espacio para la microresistencia

“Un usuario que se cruza con el propio espacio público que genera. Un papel social que vive cubierto de una capa de anonimato. Desconocido. Nadie en general. Todo el mundo en particular”. [1]

Le Corbusier es conocido entre otras cosas por su definición de “la vivienda como la máquina para vivir”. Si observamos su sentencia siglo después, podríamos dilatar las consecuencias a el término “la ciudad como máquina para vivir”. La labor del urbanista es la de organizar la quimera política de una ciudad de forma orgánica y tranquila, estabilizada o en cualquier caso, sometida a cambios amables y pertinentes. Protegida de la obcecación de sus habitantes por hacer de ella un escenario para el conflicto. Su apuesta es a favor de la polis a la que sirve y en contra de la urbs, a la que teme. Para ello se vale de un repertorio formal hecho de rectas, curvas, centros, radios, diagonales, cuadrículas, pero en el que suele faltar lo imprevisible y lo azaroso. [2] Ayer quise ir al rastro de Palma, hasta hace unos meses estaba situado en el casco antiguo de la ciudad, más concretamente “La Gerrería”. Este barrio está sufriendo los drásticos procesos de gentrificación y limpieza étnica. Por lo que era de esperar que trasladasen dicho mercadillo a una zona más desactivada como es “ Son Fuster”. Realmente como muchos de vosotros yo tampoco tenía ni idea de dónde estaba. Para llegar allí, sin coche, tuve que coger el tren, cruzar una autopista sobre un puente, entrar en el recinto privado del parking de makro, cruzar una calle sin paso de cebra, saltar unaverja rota, caminar sobre un caminito de tierra entre el césped, caminar diez minutos por el arcén de la autopista, cruzar otra autopista por un puente, cruzar un desvío de autopista sin semáforo y por fin llegar al descampado deseado.

Un Terrain Vague como definiría Ignasi de Solà-Morales [3] o una "meseta" de Gilles Deleuze. Es decir, áreas abandonadas, edificios obsoletos o planos de conocimiento a menudo indefinidos en determinados puntos aleatorios.

Un espacio donde circula libremente el flujo social. Un punto de encuentro dónde el sujeto contemporáneo puede vender y comprar lo que otros desechan o no utilizan. En estas “mesetas” los precios se rigen por la libertad del acuerdo por las dos partes. De esta forma se crea un sistema de consumo alternativo al dominante. En este tipo de lugares también se generan relaciones e intercambios sociales que se escabullen aparentemente de la gestión gubernamental pero que en el fondo son previstos y ubicados en espacios aislados y desactivados; prueba de ello es la explicación de cómo llegué hasta allí.

En los espacios urbanos arquitecturizados parece que no se previera la sociabilidad. Lefebvre lo define como territorio desterritorializado en que no hay objetos sino relaciones de lo colectivo haciéndose a sí mismo, un territorio. [4]La ciudad no ha de ser el diseño impuesto de nuestros modos de vivir, es la respuesta de las acciones y pensamientos de los miembros que la habitan. Las acciones que alteran el orden preestablecido de la urbe, están ejerciendo su derecho a construirse a uno mismo y discernir del consenso [5]. Por suerte los ciudadanos no están silenciados, acciones como las de Carlos Fernandez Pello, Peter Fuss o las acciones de EXGAE [6] son pruebas de ese rumor.

Como menciona Martí Perán en “Lugares para todo”. [7] Acerca de la obra de Michel de Certeau, “las prácticas cotidianas pueden ser tácticas de microresistencia, gracias al sutil gesto de hacer funcionar el orden dominante bajo otro registro. Por lo tanto las acciones microscópicas, como cocinar o andar, pueden así convertirse en mecanismos eficaces para ocupar y experimentar el lugar de un modo distinto al previsible”.Por tanto lo ínfimo o cotidiano cobra trascendencia de acción política. Otro ejemplo de este tipo de prácticas es el de Jorge Satorre, se dedica a realizar cruces de significados al trasladar referencias históricas a un terreno de experiencia personal. Martí Manen le preguntó en una entrevista [8], de qué forma le afectaba el lugar. A lo cual respondió: “Trato que mis intervenciones se limiten a incidir casi exclusivamente en la percepción y la relación que tengo con ese sitio desconocido más que en el lugar en sí y las personas que me rodean, aunque esto siempre será un ideal. Es pretender que la afectación se dé en un terreno que me pertenece totalmente, como puede ser mi recuerdo, percepción, imaginación, etc. Intentar mantenerme en el lado opuesto a la imposición monumental que supone la escultura pública. El caso de Windows Blowing Out creo que es un buen ejemplo, fue una acción realizada en un sitio aislado en el campo, al oeste de Irlanda, sin apenas presencia de testigos y la cual duró una hora aproximadamente. La única documentación fue un vídeo grabado en parte por gente de esa región, mismo que se decidí no presentar en la exposición que tendría lugar cerca de ahí a los pocos días. La acción terminó según comenzó, es decir, no quedaron rastros en el lugar de lo que ahí sucedió. Decidí ver cómo ese trabajo podía ser difundido sin la presencia de imágenes, apelando únicamente a los tres o cuatro testigos que ahí estuvieron y a los mismos personajes involucrados en la pieza. Al ser una región pequeña la posibilidad de efectividad era mayor. Rápidamente se corrió la voz de lo que había sucedido en esa casa ese día. Me vieno a la mente una declaración de Valcarcel Medina en donde, si no mal recuerdo, ante la pregunta de por qué él no acumula obra suya, él responde, la memoria es la mejor documentación, si lo olvidas es porque no valía la pena conservarlo.”

Creo que esta declaración define bien las intenciones de este tipo de interacciones, en la cual el arte público consiste en una infiltración en la experiencia colectiva.

En la Facultad de BBAA escuché a un alumno que estaba pintando los carriles bicis de Barcelona con comecocos, la acción artística llegó a los medios [9]. Su discurso más allá de una acción “bandálica” e “Incívica” residía en ejercer su derecho como ser humano( porque no se si es un derecho cívico) de circular fuera de los circuitos establecidos por la ciudad. Este caso me recordó que una vez me contaron que en Japón, los parques de las ciudades se diseñaban de la siguiente manera. En una zona delimitada sembraban césped en toda la superficie, entonces era el tránsito humano y los recorridos vitales los que dibujaban los caminos. Este caso contrastado nos sirve para identificar la acción de los comecocos como una resistencia a los circuitos impuestos.

Sin embargo aunque esta resistencia al civismo cobra visualización en el terreno artístico, no tiene porque pertenecer solamente a la fauna del Arte Contemporáneo. Creo firmemente que es desde el mundo del arte que se observan estas acciones y se incorporan en su discurso de creación de subjetividades. Es por ello que observo los flash-mobs [10], los zapatos colgados en los cables, las tachaduras de dientes de los carteles publicitarios o los sms contra informativos (como los del 11M) como actos de manifestación humana que emerge políticamente de los ciudadanos.

[1] 1DELGADO, Manuel “De la ciudad concebida a la ciudad practicada” Ed Archipiélago 62

[2] 2 DELGADO, Manuel “El animal público: hacia una antropología de los espacios urbanos”,Barcelona, Anagrama, 1999

[3] 3 SOLÀ-MORALES RUBIÓ, Ignasi de. Presente y futuros. La arquitectura en las ciudades . En AA. VV., Presente y futuros. Arquitectura en las grandes ciudades, Barcelona: Col.legi Oficial d’Arquitectes de Catalunya / Centre de Cultura Contemporània, 1996, 10-23.

[4] 4 H. Lefebvre, El derecho a la ciudad, Península, Barcelona, 1978, p. 158

[5] 5 Según Kant, el espacio público es el espacio de consenso

[6] 6 http://www.elmundo.es/elmundo/2010/...

[7] 7PERAN, M. (2000) Lugares para todo. AA.VV. Interferències. Context local>espais reals. Barcelona: Visions de Futur. pp.138-141

[8] 8 www.zerom3.net

[9] 9http://www.elpais.com/articulo/cata...

[10] 10 Alelí Mirelman, Sucesos Puntuales 2009 http://sucesospuntuales.files.wordp...


Diseño: Pedro Hugo / Programación: Nicolas Malevé / Gestor de contenidos: Spip / Administración